En multitud de detalles se aprecia el monasterio que durante siglos albergó a los monjes Cartujos, y su posterior evolución hasta transformarse en la casa señorial y palaciega del s. XIX.